Innovación, I+D+i (I)

Empezamos el año, el 2016!! Si, ese del cambio, innovación y todos esos planes, propósitos e ideales para cambiar nuestro mundo. Pero con tantas vacaciones, amigos que desean la última del año, amigos que solo ves navidad porque están trabajando a años luz de casa, de una y mil comidas y de empaparse de un ambiente navideño sin igual, pensé que llego la hora de seguir pensando ideas, generando modelos y observando todo aquello que me preocupa o me despierta curiosidad.

He analizado mucho y en próximas semanas dejare constancia de ello en este blog, que para eso lo cree, para reflexionar de vez en cuando y dejar pequeños lienzos de lo que pienso.

Y hoy lo dedico una vez mas a la innovación, donde todos sabemos que esta el futuro pero que nadie (sobretodo políticos) se atreve a poner el cascabel al gato. Seguramente, hablo demasiado de innovación, y he pensado que quizá tanto explicar e intentar dar a conocer los pros de la innovación, he dejado un nicho de mercado en mucha gente para imaginar un futuro. Un futuro de innovación.

Hablemos de innovación. ¿Asociamos innovación a futuro? ¿Y como es ese futuro?

En este caso me planteo el siguiente esquema:

Esquema de la Innovación
Esquema de la Innovación

Os preguntaréis que representa este esquema, así que paso a definir cada uno de los puntos de este esquema sobre la innovación

Presente: Momento actual. Todos se empeñan en llamarle “el resultado” y es el foco de todas las miradas. No hay opción a innovar, ya que muchas empresas se centran en la presión diaria de la venta o la mejora de márgenes a través de la optimización de procesos. La palabra clave en el presente no es otra que: resultado.

Innovación: Es la relación directa entre ideas que generan valor a un negocio, generando resultados. En una visita a Lanzadera, Javier Jiménez me comento que una idea que no genera valor, no se le puede llamar innovación, sino mas bien invento. Por lo tanto, ahí va un buen consejo: hay que innovar pero buscando el resultado. Y otro factor importante que he analizado en el tiempo, ya que cada vez las innovaciones son mas rápidas y el periodo que damos para que funcionen y ofrezcan resultados es mas corto. En clase ya lo comento, yo estudie que el corto plazo era un año y el largo plazo cinco años o mas, pero en la actualidad el corto plazo es hoy, y el largo plazo mañana. La palabra clave de la innovación es: Valor.

Futuro: podríamos decir que es una proyección visual de lo que imaginas (según tus experiencias) de lo que ocurrirá en un tiempo futuro. Y aquí no vale en proyectar el mañana, sino el muy, muy lejos!! Para innovar hay que imaginar en procesos futuros de diez, quince o veinte años, porque en realidad ese tiempo se convertirá en dos o tres años. Hay que imaginar mas allá de lo que puede funcionar. La palabra clave es: Visión.

Pero, ¿Como unimos pasado, presente y futuro en un mundo de innovación?

Pensando, creo que la mejor forma de entenderlo es con ideas:

Adyacentes: Ideas que combinan el presente con la innovación. Las ideas no valen nada, pero una buena idea en un buen momento, en un acertado momento, no hace encontrar el adyacente. Es algo que no crea modelos de negocio espectaculares, pero que el mercado entiende fácilmente y genera un avance, un paso mas en lo que existe en el mercado. 

Disrupción: Es una innovación que no da un paso en el mercado, sino que se acerca al futuro, porque cambia el mercado. No hay muchas, y las mas conocidas son las tecnológicas, pero las innovaciones como el iPhone, iPad o Facebook transforman la realidad (presente) y nos acercan a mundos por construir (futuro).

Eso es lo que explica en cierta forma la innovación.

Estoy preparando unas pequeñas reflexiones sobre la innovación, pero para finalizar este terminare con una pequeña frase que podría servir para la innovación:

“Convierte una idea grande, en un proyecto gigante”

Innova!