borstvergroting eigen vet por

siti di incontri fano El mundo emprendedor ha cambiado profundamente en los últimos años, lejos queda ya cuando algunos alocados y alocadas se reunían para desarrollar cách làm của quý dài ra modelos de negocio sobre algo que veíamos probable (pero no seguro) que podía ocurrir. Con los primeros coletazos de Internet, unos pocos visualizamos lo que podría significar un cambio en la manera de comunicar, relacionarse o en el mundo laboral. Los que por aquellos años todavía íbamos a la universidad, donde descubrimos que mediante un mega disco duro (de poca capacidad) llamado ZIP nos podíamos llevar a casa una decena de canciones o algún video de una plataforma recién surgida pero que pocos presumían poder de monetizarción como Youtube, observábamos atónitos que en otras partes del mundo una nueva corriente de hacer las cosas estaba cambiando gran parte del mundo.

Todavía recuerdo, como en uno de los concursos de ideas de negocios mas importante de la actualidad y donde se apuntan centenares de emprendedores, que por los años 2000 no tenia ni por asomo la importancia que tiene ahora, nos presentamos 5 proyectos de toda España. Aun recuerdo nuestro proyecto, un hub informático para interconectar todos los ordenadores con uno, sin utilizar CPU. Vimos el proyecto en una pagina informática de Berlin, y creímos oportuno desenvoluparlo en España. Nos pasamos el verano trabajando el proyecto, amigos y familiares nos trataban de … ¿raros? fue nuestra primera experiencia emprendedora, y con apenas 18 años nos convertimos en emprendedores de emprendedores en España. Era una sensación de ir hacia ninguna parte, un viaje hacia lo desconocido, hacia un camino que nadie nos podía orientar. Hablabas con profesores y nos hablaban de auditorias, administración … pero pocos nos hablaban de la creatividad, la innovación. Aun recuerdo al típico profesor al que todos teníamos miedo “simplemente porque suspendía mucho” decir: Carles!! Deja de soñar … aquí el que nunca se equivoca es el libro!!. Señalando un pesado libro de mas de 500 hojas que había escrito el mismo. En fin, así crecía el homo emprendedor, a base de palos. Mas o menos como hoy, pero ahora con mas marketing!!

Si os lo preguntáis, no ganamos. Entonces me preguntaréis que gano, ¿no? una pastelería de barrio con productos para celiacos. El modelo tradicional seguía su primacía absoluta. Meses después descubrimos que miembros del jurado no sabían ni que era un hub o una CPU.

Pero la semilla del nuevo modelo social había marcado nuestro ADN de por vida. Empezaron a gustarnos los modelos alternativos (hoy modelos de alto éxito), desarrollar productos inexistentes a menudo para públicos inexistentes, pensar, crear, innovar… observar y trabajar. Y ahí tenemos, el gran modelos de negocio que nos cambio para siempre, descubrimos nuestro potencial al observar que nuestro futuro trabajo se podría convertir en pasión de por vida. Trabajar en lo que nos gusta, ayudar a otras personas a descubrir este mismo camino (hoy en día imparable) y hacer ver a mucha gente que hay otros caminos lejos de señalar un camino predeterminado o recorrido por otros.

Share This
A %d blogueros les gusta esto: