Innovación, I+D+i (II)

En el último post evaluamos lo que representa la innovación, sobretodo en las empresas. Pero después de analizar esta, he considerado oportuno dejar algunas de las reflexiones a las que llegue después de exponer esa teoría del presente-innovación-futuro.

– La presión del presente recorta el tiempo que muchas empresas sostienen una innovación. Todas buscan el resultado para hoy, y como mucho para mañana. Y los resultados hay ocasiones (muchas ocasiones) que llegan tras un cierto periodo temporal.

– La innovación es un proceso de búsqueda constante de dónde se encuentra el valor a través de 99% de errores. El presente busca 99% de aciertos. No todo son aciertos en la vida, y el error se debe aceptar como un paso mas hacia el éxito.

Ser visionario está mal visto en el mundo empresarial moderno, porque tener visión es para muchos una apuesta y mucho riesgo que algunos no desean cargar. Si buscas resultados diferentes, hay que hacer cosas diferentes.

Uno de los grandes déficits y problemas de las empresas actuales reside en la falta de visión de sus directivos y trabajadores. Para comprobarlo qué mejor que preguntarles ¿Como será nuestro sector en 30 años? Hay que tener una visión y transmitirla a todos los integrantes para conseguir una innovación constante. Modelo Toyota (Just in Time).

– La tecnología impulsa conocimientos y acelera el acercamiento hacia futuro, que lo vemos mas cercano que nunca. Esto hace que veamos las innovaciones como ciencia ficción, al puro estilo Star Wars, pero esto nos impide soñar en más allá de la Estrella de la Muerte.

Los humanos han sido exploradores y creadores de futuros, no explotadores de presentes sin fin. Hay que seguir evolucionando y las empresas y organizaciones no están exentas de ello.

– A la educación se le exige practicidad (presente) en su impartición y esto le resta capacidad de proyección (futuro).

Innovación: I+D+i

Hablando de Educación y Futuro

Para ejemplificar lo que cuesta proyectar hacia el futuro, Me gustaría dar mi visión sobre el futuro de la educación sobre algunos puntos clave. Que podrían ser mas, pero que con estos ya tenemos para empezar.

– Propósito: En el futuro no estudiaremos para mejorar nuestras oportunidades profesionales sino que estudiaremos para ser más libres. La educación impulsará el talento y no las profesiones. La titulitis desaparecerá. Destacaran las habilidades. Entender cada uno su talento sera aprender que tu pasión debería ser tu trabajo para ser feliz.

– Social: En una sociedad donde competimos contra la inteligencia de los algoritmos y los datos a los que tienen acceso, el derecho al conocimiento será una demanda social sin precedentes donde cada vez tendrá mas valor para tener competencias profesionales.

– Personalizado: Aprenderemos cuando lo necesitemos y a través de la forma en que nos vaya mejor ya que el conocimiento será 100% disponible. No debatiremos sobre el sistema educativo, sino sobre mi sistema de aprendizaje, que lo encontrare a un simple click.

– Formación empresas: Las empresas dedicarán un 50% del tiempo de su talento a capacitación y a formación ya que el desarrollo de sus equipos será su única ventaja competitiva respecto a la competencia del sector.

– Enfermedades: Existirá una enfermedad diagnosticada que se llamará infoxicación que tendrá tratamiento al igual que el stress o las drogadicciones. Habrá que generar valor.

– Control: La educación estará controlada por empresas que gestionaran todo el conocimiento mundial dando múltiples posibilidades de conocimiento a todas las personas sin exclusión alguna.

– Analfabetismo: Habrá una masa social grande sin utilidad y capacidad de colocación por ser seres desactualizados, sin capacidades y sin conocimientos para la sociedad que nos espera en los próximos años.

Seguramente, y tras leer estas frases, pensara que el realismo lo he dejado en ¿Marte?, pero como digo en muchas ocasiones, no se trata de ser realista, sino de imaginar un futuro mas que probable según los datos actuales. Se llama visión.

“La innovación es lo que distingue a un líder, de sus seguidores”

-Steve Jobs-

Innovación, I+D+i (I)

Empezamos el año, el 2016!! Si, ese del cambio, innovación y todos esos planes, propósitos e ideales para cambiar nuestro mundo. Pero con tantas vacaciones, amigos que desean la última del año, amigos que solo ves navidad porque están trabajando a años luz de casa, de una y mil comidas y de empaparse de un ambiente navideño sin igual, pensé que llego la hora de seguir pensando ideas, generando modelos y observando todo aquello que me preocupa o me despierta curiosidad.

He analizado mucho y en próximas semanas dejare constancia de ello en este blog, que para eso lo cree, para reflexionar de vez en cuando y dejar pequeños lienzos de lo que pienso.

Y hoy lo dedico una vez mas a la innovación, donde todos sabemos que esta el futuro pero que nadie (sobretodo políticos) se atreve a poner el cascabel al gato. Seguramente, hablo demasiado de innovación, y he pensado que quizá tanto explicar e intentar dar a conocer los pros de la innovación, he dejado un nicho de mercado en mucha gente para imaginar un futuro. Un futuro de innovación.

Hablemos de innovación. ¿Asociamos innovación a futuro? ¿Y como es ese futuro?

En este caso me planteo el siguiente esquema:

Esquema de la Innovación
Esquema de la Innovación

Os preguntaréis que representa este esquema, así que paso a definir cada uno de los puntos de este esquema sobre la innovación

Presente: Momento actual. Todos se empeñan en llamarle “el resultado” y es el foco de todas las miradas. No hay opción a innovar, ya que muchas empresas se centran en la presión diaria de la venta o la mejora de márgenes a través de la optimización de procesos. La palabra clave en el presente no es otra que: resultado.

Innovación: Es la relación directa entre ideas que generan valor a un negocio, generando resultados. En una visita a Lanzadera, Javier Jiménez me comento que una idea que no genera valor, no se le puede llamar innovación, sino mas bien invento. Por lo tanto, ahí va un buen consejo: hay que innovar pero buscando el resultado. Y otro factor importante que he analizado en el tiempo, ya que cada vez las innovaciones son mas rápidas y el periodo que damos para que funcionen y ofrezcan resultados es mas corto. En clase ya lo comento, yo estudie que el corto plazo era un año y el largo plazo cinco años o mas, pero en la actualidad el corto plazo es hoy, y el largo plazo mañana. La palabra clave de la innovación es: Valor.

Futuro: podríamos decir que es una proyección visual de lo que imaginas (según tus experiencias) de lo que ocurrirá en un tiempo futuro. Y aquí no vale en proyectar el mañana, sino el muy, muy lejos!! Para innovar hay que imaginar en procesos futuros de diez, quince o veinte años, porque en realidad ese tiempo se convertirá en dos o tres años. Hay que imaginar mas allá de lo que puede funcionar. La palabra clave es: Visión.

Pero, ¿Como unimos pasado, presente y futuro en un mundo de innovación?

Pensando, creo que la mejor forma de entenderlo es con ideas:

Adyacentes: Ideas que combinan el presente con la innovación. Las ideas no valen nada, pero una buena idea en un buen momento, en un acertado momento, no hace encontrar el adyacente. Es algo que no crea modelos de negocio espectaculares, pero que el mercado entiende fácilmente y genera un avance, un paso mas en lo que existe en el mercado. 

Disrupción: Es una innovación que no da un paso en el mercado, sino que se acerca al futuro, porque cambia el mercado. No hay muchas, y las mas conocidas son las tecnológicas, pero las innovaciones como el iPhone, iPad o Facebook transforman la realidad (presente) y nos acercan a mundos por construir (futuro).

Eso es lo que explica en cierta forma la innovación.

Estoy preparando unas pequeñas reflexiones sobre la innovación, pero para finalizar este terminare con una pequeña frase que podría servir para la innovación:

“Convierte una idea grande, en un proyecto gigante”

Innova!